domingo, 6 de agosto de 2017

Aniversario 142° del martirio de Gabriel García Moreno.

por Carlos Guerrero (Historiador Garciano)

Corazones incorruptos del presidente Gabriel García Moreno y del V° Arzobispo de Quito Mons. José I. Checa y Barba.

El mismo 6 de agosto de 1875, después de comprobarse el fallecimiento del presidente Gabriel García Moreno, se le practicó la respectiva autopsia de rigor por parte del Dr. Francés Esteban Gayraud con la ayuda de los doctores: Miguel Egas y Rafael Rodríguez Maldonado, ambos ecuatorianos. 
Se procedió ese misma tarde diseccionar el corazón de presidente (el separar el corazón del cadáver de un gran personaje era una costumbre francesa del siglo XIX, ya que el corazón era considerado la víscera noble del hombre), y se lo guardó en una redoma de cristal con los reactivos necesarios para que se conserve de la mejor manera por mucho tiempo.
Por decisión de los familiares políticos de García Moreno, se decidió que su corazón fuera a manos de Doña Ana Línklenter de Alcazar, esposa de Don Ignacio del Alcazar quien era cuñado del difunto presidente. A la muerte de Ana Linklenter donó la ampolla de cristal con su contenido a las monjas del Buen Pastor, quienes guardaron en secreto esta noble reliquia en una de las columnas de su Templo.
Al paso de 2 años, el 30 de marzo de  1877, es envenenado el Arzobispo de Quito, Don Ignacio Checa y Barba por Odium Fidei por parte de la Masonería, también se le practica la respectiva autopsia y también se le separa el corazón y se lo guarda en una ampolla de cristal, la cual viene a parar también con las monjas del Buen Pastor, ya que fueron traídas al Ecuador por este Obispo a petición del presidente García Moreno, y también porque estas religiosas eran muy apreciadas por el difunto arzobispo.
Como las monjas recibieron estas reliquias de los dos mártires de la Consagración, las guardaron en el mayor sigilo posible, por lo que el paradero de los dos corazones era incierto, a mediados de 1912 cuando se hacia la refacción del Convento del Buen Pastor se halla nuevamente los corazones y la Madre superiora de esa época avisa al Arzobispo de ese tiempo: Monseñor Federico González, quien ordena que se vuelvan a ocultar los corazones y deja unos documentos que autentifican la verdad de estos corazones, firmados con su puño y letra.
Y es así que los corazones de del presidente del Ecuador y del arzobispo de Quito, se hallaron ocultos por 100 años hasta que llegó el año de 1975, año en que hubo un renovado interés en García Moreno y su obra como magistrado católico, entonces se decidió celebrar a lo grande el centenario de su martirio. Por este motivo se decidió crear una comisión histórica que tenía como fin dar con el cuerpo del presidente católico de la Consagración, pues nadie tenía la certeza exacta de donde estaba el cuerpo de García Moreno, había varias leyendas entre las cuales podía estar en alguna iglesia, monasterio o convento en Quito, hubieron algunos que garantizaban que el cuerpo estaba oculto en el Vaticano.
El Dr. Francisco Salazar Alvarado, principal interesado en hallar los restos del mandatario católico, y que en la comisión encargada de dar con el paradero de García Moreno, era el Secretario, el 8 de abril de 1975, halló en en las columnas de la Capilla del Buen Pastor, los corazones incorruptos de Gabriel García Moreno y de Monseñor Ignacio Checa y Barba.

Los corazones se hallaban cada uno en su respetiva caja de madera totalmente sellada, con cartas de Mons. Federico González que da Fe de la autenticidad de los corazones, y estas cajas a su vez se hallaban ocultos dentro de  un espacio hueco que había en las columnas. Cabe decir que el descubrimiento de estos corazones no estaba proyectado en la agenda de la comisión de búsqueda, pues lo que se proponía hallar realmente era el cuerpo de García Moreno, otra dato de interés es que el primer corazón hallado en la columna fue el de Monseñor Checa y Barba y en la columna de enfrente se hallaba el corazón de García Moreno, ambos incorruptos, pues los reactivos no los podría preservar tanto tiempo (100 años) y de paso que nunca fueron cambiados esos líquidos, que son los mismos que se ven hasta el día de hoy en esas ampollas de cristal selladas.           
Los restos de García Moreno fueron hallados a la Semana siguiente, es decir el 16 de abril de 1975 en el Convento de Santa Catalina de las Madres dominicas. Descubierto el cuerpo se le dio los honores del Ley de parte del estado y de la Iglesia el 6 de agosto de 1975.                                                                           Retomando el tema de los corazones, estos pasaron un tiempo en la casa de su descubridor el Dr. Francisco Salazar, hasta que el Cardenal Pablo Muñoz, Arzobispo de Quito, el 18 de abril de 1975, resolvió que los dos corazones tengan como nuevo destino a la Basílica del Voto Nacional. Ya que fue Don Gabriel García Moreno, quien Consagró el Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús, junto con Monseñor Checa y Barba.
Es así como en el centenario del martirio de Gabriel García Moreno, los dos corazones fueron a dar a la custodia de los padres oblatos fundados por el Venerable Padre Julio María Matovelle. Los dos corazones unidos en la Consagración, y por así decirlo también el martirio, están juntos con el cuadro original del Sagrado Corazón de Jesús que presidio la Consagración en una capilla privada a la cual se accede previo permiso de los padres oblatos.
Tiene sentido que el habiendo consagrado la Nación juntos García Moreno y Monseñor Checa, y habiendo asesinados ambos por la Masonería, también sus corazones por divina providencia, hayan estados juntos. ¿Querrá Dios que cuando sean elevados a los altares lo sean también juntos? El tiempo fiel ministro de Dios, lo resolverá. 


RadioCristiandad (6/8/17)

No hay comentarios:

Publicar un comentario